El sacramento del Matrimonio significa la unión de Cristo con la Iglesia. Da a los esposos la gracia de amarse con el amor con que Cristo amó a su Iglesia; la gracia del sacramento perfecciona así el amor humano de los esposos, reafirma su unidad indisoluble y los santifica en el camino de la vida eterna.

El matrimonio se funda en el consentimiento de los contrayentes, es decir, en la voluntad de darse mutua y definitivamente con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo.

REQUISITOS
  1. Tanto el novio como la novia deberan haber alcanzado la mayoria de edad (18 años).

  2. Acta de Bautismo (ésta debe ser de fecha reciente, máximo seis meses de expedida).

  3. Acta de confirmación.

  4. Acta de nacimiento y/o de matrimonio civil (en caso de que el matrimonio civil se celebre el mismo dia, debera presentar un escrito de la oficina del Registro Civil que indique este dato).

  5. NOTA PARA PAREJAS QUE RADICAN EN OTRA CIUDAD**

    Deben acudir a la Parroquia que pertenecen en su ciudad de origen para informarse sobre el tiempo en el que deben entregar la documentación solicitada.

  6. Presentación Matrimonial:

    Debe llevarse a cabo por lo menos un mes y medio antes de la fecha de la boda, con previa cita. El día de la presentación necesitarán la siguiente documentación:

  7. – Acta de Bautismo, confirmación y nacimiento (ver. No. 2).

    – Comprobante de domicilio a nombre del novio o novia (dentro de la zona perteneciente a ésta parroquia).

    – Una fotografía de cada uno (tamaño credencial o infantil, a color o blanco y negro).

    – Dos testigos de cada uno (mayores de 18 años, pareja o dos peronas del mismo sexo que conozcan ampliamente al novio o novia, por lo menos desde hace cinco años, puede ser familiares, de preferencia los padres).

    Todos los documentos solicitados deberán presentarse en original y copia.

  8. Preparación Pre-Matrimonial:

    Las pláticas Pre-Matrimoniales son la primera semana de cada mes (lunes a viernes), en los salones de esta parroquia a las 8:00 pm. (No hay pláticas extraordinarias).


Nota: Para poder celebrar el Sacramento del Matrimonio se deben haber cumplido con cada uno de los requisitos e indicaciones que se les soliciten, no basta haber reservado la fecha, la hora o haber realizado el pago de la misa, recordemos que lo más importante es el Sacramento y no el evento social.

El vínculo matrimonial es establecido por Dios mismo, de modo que el matrimonio celebrado y consumado entre bautizados
no puede ser disuelto jamás. Este vínculo que resulta del acto humano libre de los esposos y de la consumación del
matrimonio es una realidad ya irrevocable y da origen a una alianza garantizada por la fidelidad de Dios.