La celebración de los XV años es una de las tradiciones más arraigadas en nuestra cultura, sin embargo no se tiene muy claro cual es su origen. Quienes se han aventurado a estudiar esta popular costumbre citan a fray Bernardino de Sahagún, que en su Historia general de las cosas de la Nueva España, (2006, Libro VI, capítulos XVIII y XIX), describe la reservada ceremonia que se realizaba cuando una niña “había llegado a los años de la discreción”, su padre y su madre, en un rito solemne y familiar, le explicaban que se había convertido en mujer y le decían cuáles serían sus obligaciones a partir de ese momento.  Sabemos bien que si ese fuera el origen de la celebración nada tiene que ver con las ostentosas fiestas que se llevan a cabo en la época moderna.

Es importante tener en cuenta algunos aspectos como los que a continuación se hacen mención:

  • ¿Qué es lo más importante en mis XV años?

Comúnmente se considera que la fiesta es la parte central de los XV años sin embargo para una quinceañera católica el centro y corazón de este festejo, así como de su vida, es la eucaristía.

  • ¿Cómo me puedo preparar para la Santa Misa?

Acudiendo previamente al sacramento de la Reconciliación (la confesión), para poder recibir el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo durante la Misa. Te animamos a que invites a tu familia, chambelanes y amigos que te acompañarán en ese día  a que ellos también acudan a reconciliarse con Dios y de esta forma poder participar contigo en ese día tan especial.

  • ¿Qué debo tomar en cuenta al vestir?

En el libro de Eclesiástico capítulo 19 versículo 30 podemos encontrar una clara explicación acerca de esto: “La manera como un hombre se vista, su manera de reírse y de caminar revelan lo que es”. Entendemos que por hombre se refiere de manera general a las personas, por lo tanto si hablamos de una jovencita que se acerca a Dios para consagrar su juventud y poner en sus manos sus planes, su futuro, sus sueños y aspiraciones; pues claramente vestirá con recato, evitando los escotes pronunciados y también al asistir a la casa de Dios evitará presentarse con los hombros descubiertos.

Sin embargo esto no es exclusivo de la quinceañera sino también incluye a sus familiares, chambelanes y amistades que acuden al templo, les pedimos recordar que es la casa de Dios; si estuvieras frente a frente con nuestro Señor ¿qué ropa vestirías?.

REQUISITOS DE PREPARACIÓN PARA TUS XV

Asistir los cuatro sábados (previos a la celebración de su Misa) al grupo juvenil parroquial en el cual se registrará su asistencia, todo esto con el propósito de sensibilizar tanto a la quinceañera como a sus acompañantes jóvenes sobre la importancia del sacramento de la Eucaristía del que serán partícipes.

Para mayores informes comunicarse:

Al teléfono 22-2-13-26 o acudir personalmente a la oficina de nuestra parroquia.